jueves, 31 de diciembre de 2009

El alfarero del séptimo dia

Para K., agradecido

Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo
Génesis 2:2


Tomé la arcilla de la virgen tierra madre
sentí en ella las memorias de milenarias erosiones
de soles, de hielos, de lluvias, de viento horadando
y supe que fue montaña
fue roca
fue arena, barro
limo y así devino arcilla
esperando
la humedecí en las aguas calientes de los deseos
la amasé con la palabra
(solo la palabra)
delineé sus curvas
sus claroscuros
sus luces y sombras
con las manos hundidas en su misteriosa humedad
modelé su rostro con delicadeza de joyero
y pulí su piel con ternura de amante
y desgaste sus aristas
abrí, horadé, rompí
fui violento salvaje y dulce artesano
y como un pequeño dios vi cuanto había hecho
y he aquí que era bueno en gran manera.
y atardeció el ayer y amaneció el hoy
y bendije este día inolvidable
y con el amor quemando; lo santifiqué.

Autor: Arcangel Nononato
chos reservadoshttp://www.blogger.com/img/triangle_ltr.gif

1 comentario:

  1. Lindo texto, Hilda, tiempo que no pasaba por acá. ¡Saludos!

    ResponderEliminar